¿Es malo combinar el terror con otro subgénero?





Antes de comenzar esta entrada, quiero contarles una historia.

Hace no mucho tiempo, mientras me encontraba en la escuela en clase de Novela I, una compañera llegó con un adelanto de su historia y decidió leérsela a todos en la clase. Era el inició de una novela con tintes de horror que emocionó a varios de los presentes (yo incluida).

Comenzaba con una pareja que iba por carretera y se encontraba con un camino solitario que, según el letrero que lo marcaba, daba a un lago donde podían pescarse truchas. Para no hacer muy largo el asunto, la pareja llega al sitio y sí, hay lago pero también se toparon con algo horrible viviendo en los alrededores y que, para su mala fortuna, los termina desapareciendo de la faz de la tierra.

Recuerdo que le pedimos que, cuando terminara otro capítulo, lo llevara a leer de nuevo a la clase. Lo cual hizo.

Todos teníamos dudas de la pareja, ¿Qué había pasado con ellos? ¿Se había salvado alguno? Con esa última pregunta estábamos seguros de que si, sino, ¿Cómo seguiría la trama?

Así me imagino a una de las chicas de la historia.
Toda linda con su vestido y rodeada por las sombras 
Ninguno esperaba que la compañera cambiara a los protagonistas, no por completo; por ello, cuando llegó con el segundo capítulo, todos nos llevamos una chapuza a lo grande.

Ni ella ni el aparecían. Era como si los hubiera borrado por completo de la trama. En su lugar se encontraba un grupo de adolescentes con sus típicos problemas amorosos, de escuela, con sus padres, en fin. Una historia de no ficción para jóvenes.

Por supuesto, nuestra primera reacción a ello fue un, ¡¿Qué?! . Ni siquiera la maestra comprendía porque el cambio de personajes y situaciones, pero cuando la compañera terminó de hablar nos explicó lo siguiente.

Primero:ella tenía la idea de hacer una historia de corte juvenil y paranormal desde el principio. Ese plan nunca cambio en ella, y aun y con las quejas que recibió por parte de algunos compañeros, no lo iba a hacer.

Segundo: el primer capítulo era una introducción. Nunca planeó que la pareja o alguno de ellos sobreviviera a su monstruo.

Tercero:leyó de nuevo el segundo capítulo, y fue en ese punto que me di cuenta de las referencias a lo visto en el primero. Una de las chicas del grupo era prima de la muchacha que desapareció, además de que dos de los personajes habían escuchado una especie de leyenda urbana, sobre el lago que se encontraba a las afueras de un poblado cercano.

¿Adivinen a que sitio se refieren? Así es, el lago del principio.

Los lazos con el primer capítulo estaban ahí, pero como todos nos sacamos de onda por el asunto del cambio de género en la historia, no supimos verlo.

Por supuesto, cuando algunos compañeros medio puristas del asunto se enteraron (puristas mi ab… Unos payasos completos), comenzaron a molestar a la compañera por, según ellos, “un problema que no podían pasar por alto”.

“¿Cómo se le ocurre mezclar el horror con juvenil?” Esa pregunta la hizo una de las chicas con las que antes me juntaba, y lo cierto es que aun y con los años que han pasado, todavía la tengo muy fresca en mi mente.

Nunca lo entendí. ¿Qué tenía de malo mezclar el horror con una historia juvenil?

Nada. O por lo menos yo nunca lo he visto como algo malo.


Quienes siguen mi PodCast sabrán que disfrutó de las historias multigénero, así que para alguien a quien se le hace normal todo aquello, es lógico que no lo vea como algo malo.

Vamos, hasta hay ejemplos en la literatura clásica que combinan el terror o el horror con otro subgénero. ¿No me creen?  Lean a Edgar Allan Poe. Él se la vivía mezclando situaciones de amor, desamor, historias de vida y demás, con ambas vertientes del miedo y, ¿qué creen? Le fue muy bien.

Así que, mi consejo para esta entrada es lo siguiente: si son de los que les gusta escribir terror u horror con algo más, háganlo. Es su tiempo, su tinta y su gusto; y si lo hacen bien, alguien más lo leera.

Recuerden, ¡libertad narrativa para todos!


No somos iguales y llegó el momento de escribir de lo que quieran, no lo que a los demás les plazca.

Y antes de irme, ya saben. Preguntas on.


¿Han intentado mezclar el terror con otro subgénero? ¿Cómo les fue? ¿Pueden recomendar algún otro autor u obra que lo haga?

Acuérdense que si les gustó la entrada, son bienvenidos a compartirla por Fabebook, Twitter y demás redes que quieran o, si lo prefieren, pueden dejarme un comentario en la caja de aquí abajo.



Nos leemos después.

Club, se cierra la sesión.

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.