Aprendiendo de finales con: Air




¿Quién está listo para una nueva entrada sobre los finales? ¿Conocen el anime que nombró arriba? No se preocupen. Si no han escuchado de él no importa. Como les he estado diciendo desde el inicio de la serie, el chiste de estar tomando estas historias es basarme en sus finales para poder ilustrar que tipos de terminaciones podemos encontrarnos en una narración, ya sea larga o corta.

Ya saben, antes de otra cosa vamos a un pequeño resumen sobre lo que ya hemos visto. De la mano de Escaflowne conocimos aquellos finales donde no todo acaba bien, Eureka Seven es el claro ejemplo de un buen final abierto, por supuesto, con la primera temporada de Sword art online conocimos como una historia puede llegar a un final “feliz”, y la última semana fimos capaces de ver como un final WTF puede confundir y, en algunos casos, elevar aún más una historia como Evangelion.

Ahora es tiempo de acercar la caja de pañuelos y preparar los helados porque, aunque no lo crean, los japoneses son expertos en cierto tipo de finales que pueden romper el corazón de cualquiera. Hasta los más valientes han sucumbido ante sus garras, lo que en definitiva ya les da puntos extra en mi lista. Sin más rollo que poner, les presento los finales lacrimosos. Una subrama de puntos finales que está diseñada para deprimir a quien se atreva a tocar sus puertas. Y para que vean que ahora si hice mi tarea, ¡Este anime si tiene fantasía!

¿Le van a las leyendas antiguas? ¿Qué harían si conocieran a la reencarnación de una creatura alada, muy parecida a los ángeles?



Ya saben, primero un resumen de la historia.

El anime comienza con Yukito, un chico que se gana la vida con su espectáculo de marionetas y que vive en un estado nómada gracias a cierta leyenda que le relató su madre cuando era pequeño. En secreto, el busca a “la chica del cielo”, una joven con alas que desde hace generaciones ha estado rastreando su familia sin éxito.

Él es el último de la estirpe, y por ello es que no puede quedarse mucho tiempo en un solo sitio. Necesita encontrar a su objetivo sin importar las carencias y dificultades que pueda toparse. Cuando llega a cierto pueblo costero se encuentra con una chiquilla de nombre Misuzu, la cual le da asilo en su casa y lo ayuda a encontrar un par de trabajos temporales a modo de que el chico pueda reanudar su búsqueda. Claro que poco a poco se van haciendo amigos los dos, lo que un tiempo después desata una peculiar enfermedad en la muchacha.

Conforme se va desarrollando la historia, conocemos que es lo que pasa con la chica y con aquella dolencia que la aqueja, al grado que podemos llegar a ver ciertas secuencias que están diseñadas para explicar que fue de la última chica alada cuando se encontró con los humanos.

Por supuesto, en el transcurso de los capítulos conocemos a otros personajes con sus propias subtramas y dificultades, sin embargo, el eje central es el que nos interesa así que me voy a enfocar en las últimas escenas de este.

Primero, Yukito por fin comprende que es lo que ocurre con Misuzu, por lo que sabe que aun y con el hecho de que quiere ayudarla, no puede hacer nada por ella. El chico desea tanto que no le pase algo malo que termina abandonándola, no obstante, aun y con eso la chica ya se encuentra muy mal. Su madre intenta con todas sus fuerzas ayudarla, e incluso le ofrece una solución a la niña: que se vaya con su padre.

Sabiendo que si no acepta peligra su vida, Misuzu no va con él y se termina quedando con su madre adoptiva, lo que en cuestión de días provoca que la niña parta de este mundo.

Misuzu modo alado.


Que les dije. Lágrimas al 100, y lo peor de todo es que no importa que versión de la historia vean (anime, manga, OVA, película), el resultado siempre es el mismo. No podemos salvar a esa pequeña fanática de los dinosaurios.

Ahora sí, con esto por fin puedo darles una noción básica de lo que podemos encontrarnos en esta clase de finales.

Las terminaciones lacrimosas están hechas bajo dos propósitos. El primero es impactar al lector/espectador con un hecho sumamente triste, a veces buscando la sensación de “me quiero cortar las venas”. Por otro lado, este tipo de finales busca una respuesta emocional en base al dolor y sufrimiento de los personajes, a modo de que su historia perdure por mucho más tiempo en las mentes de quienes lo vieron o leyeron; e incluso que, cuando recuerden la trama puedan experimentar aquel sentimiento y empatía, ya sea con los protagonistas (que casi siempre son los que sufren el problema mayor) o con los secundarios (también resienten lo que ocurre, pero en menor grado). Cabe señalar que la diferencia entre este y los finales agridulces es el hecho de que en los primeros casi siempre se pierde a un ser querido para él o la protagonista, y en los segundos es más fácil que se separen o que ocurran otro tipo de situaciones. Es muy difícil que un final agridulce acabe con la muerte de alguien, a menos que sea un secundario en la historia, y ni con eso se llega a contar como final lacrimoso.

Esta clase de finales pueden encontrarlos en: Tomos únicos en su mayoría, aunque si son narraciones periódicas bien se puede alargar las penas que carga el personaje depositario del dolor.

En el caso de los animes, como dije, los japoneses son maestros en el arte de hacer sufrir a sus espectadores. ¿No me creen? Busquen Clannad, Guilty Crown y Bokurano, y véanlas un fin de semana. Les aseguro de una depresión es lo menos que pueden llegar a sufrir.

Para los libros, hay varios tomos que tienen un final parecido. La ladrona de libros de Markus Zusak recurre al factor muerte que tanto maneja Air, al grado que deja solo a (no les digo. Spoilers) esos personajes y los demás mueren. También está el último libro de la saga Divergente: leal, y este igual hace uso del efecto Air para golpear con todo a sus lectores, aunque creo que en este caso la autora si se pasó un poco de la raya. Si prefieren algo un poco más realista, busquen El dios de las pequeñas cosas y prepárense para llorar todo lo que no han llorado en un año.

Y con esto doy por finalizada la entrada de este martes, dedicada a aquellos finales que  hacen el llamado a la parca a diestra y siniestra; y si creen que no hay nada peor, podrían estar muuuy equivocados.

Todavía faltan dos clasificaciones en esta mega serie, así que no se relajen tan pronto porque bien podría darles una sorpresa.

¿Conocen otro libro que se apegue a la temática? ¿Alguna serie o película con ese formula, que hayan visto y que quieran recomendar?



Y antes de irme les recuerdo, si les gusto la entrada los invito a compartirla, comentarla y recomendarla cuantas veces quieran. Si quieren acceder al demás contenido que subo a la red, suscríbanse a la newsletter y déjense envolver por más mundos de ficción.

Ahora sí, las puertas se cierran.


Nos vemos.

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.