Creando mi mundo. Worldbuilding




Vamos, se honesto. ¿Cuántas veces no te has encontrado con esta pregunta, mientras te dedicas a escribir aquella novela super genial que tienes en la cabeza?

10. Tal vez 20.

Si eres como yo de quisquilloso, seguro te has estado martirizando con la misma cuestión una y otra vez, porque, ¿Qué mejor que un escritor atormentado para poder sacar una novela de fantasía de éxito mundial?... Mmm, no. La verdad es que por ahí no va la cosa.

¿De qué te sirve quejarte? Si no estás seguro con tal o cual norma del mundo que TÚ creaste, ¿Cómo esperas convencer a los lectores? ¿Estás seguro de que se verán inmersos en aquel sitio de amplias llanuras, con madrigueras subterráneas de dragones? ¿Se creerán las palabras del mejor amigo de tu protagonista, cuando este diga que las creaturas lanzafuego no salen de noche?

¿Cómo por qué harían eso, si no estás dando una explicación convincente de porque los dragones odian salir a cazar de noche?

Ojo con esto, mi querido lector. Estas ante uno de los errores garrafales que puede cometer un escritor de ficción, ya sea juvenil o de cualquier otro corte.

No sabes cómo funciona tu mundo y, no estás seguro de nada porque ni siquiera sabes por dónde tienes que empezar a trabajar.

Uf. La pregunta. Esa pregunta otra vez.

No te preocupes, hay te va la respuesta.

¿Por dónde puedo comenzar a crear mi mundo?

Respuesta: Por donde quieras.

Así es. No hay una regla en específico a seguir y tampoco un manual de cómo llevar a buen puerto el Worldbuilding. Todo lo que te queda es tu intuición e ir haciendo una lista de lo que necesitas hacer para dar forma a ese mundo de príncipes errantes y magos en guerra con humanos que deseas escribir.

Ah caray, ya te di otra idea de una historia…

¿En tu mundo, los zorros son confiables y amables con los humanos?
Bueno, siguiendo con la entrada, es probable que a estas alturas ya estés afilando la espada. Listo para darme un buen susto si me vez en la calle. No te precipites. No te hice leer toda esta entrada en balde. Si bien es cierto que puedes empezar por donde quieras, te dejo aquí abajo un breve listado de los elementos que debe poseer tú mundo, para que el lector se pueda ver inmerso en la historia y tú te sientas orgulloso de semejante creación.
Nada más un consejo, antes de que te hagas de la lista.

Sí puedes, ordena las tareas de lo más pesado a lo más fácil, según tu criterio. Si se te hace difícil crear razas, empieza por ello. Después desplázate a lo segundo más engorroso y así sucesivamente.  Ya lo veras, me lo agradecerás cuando te deshagas rápido de esos puntos.

Y ahora, sin más dilaciones. Las listas.

Woldbuilding

Factores físicos y naturales.
-Razas (fisionomía y psicología).
-Geografía.
-Biología.
-Clima.
-Divisiones políticas.

Factores sociales.
-Cultura.
-Tecnología.
-Gobierno.
-Estructura social.
-Comercio.
-Relaciones interpersonales.

Y bien, ¿Qué te parece? ¿Te gustaría que tocara todos los puntos de las listas, uno por uno? Espero que sí, por esa es justo mi intensión y, gracias a esta entrada ya sabes que es lo que se viene. 

¿Preparado?


Bueno, hasta aquí llega la entrada de hoy. No quiero sonar como disco rayado, pero si te gustó lo que leíste y quieres compartirlo a tus amigos, la vecina, el abuelo y el perico, te dejo aquí abajo los botones de redes sociales que te ayudaran a tu objetivo. Si por el contrario, esta no es la primera entrada que lees, ¿Por qué no te unes al club? Si te suscribes, te ganaras un banzai bien grande, todo mi amor y una hada en un tarro de miel… Ok, eso último no, pero lo demás y una newsletter semanal junto con una entrada mensual exclusiva para los suscriptores, sí.

Y ahora me despido.


Hasta la semana que viene.

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.