Cómo comienzo a crear mi mundo de fantasía (1ra parte)




Bueno, por fin hemos llegado a la primera parte de esta mega serie: cómo comienzo crear mi mundo de fantasía.

Y para este punto, estoy casi segura de que la mayor parte de ustedes ya tiene por lo menos una idea más completa de esa historia que les ha estado rondando la cabeza desde hace varios meses, años, o el tiempo que hayan pensado en ello.

¿Quieren saber cómo se pueden volver esa idea, una historia interesante, audaz y lo suficientemente atrápante como para llamar la atención de cientos de lectores?

Si su respuesta es afirmativa, entonces los invito a que no se despeguen de la pantalla porque la entrada que viene a continuación les va a ayudar mucho más de lo que creen. Y bueno, vamos en orden.

Lo primero que quiero tocar en esta entrada son los factores físicos y naturales de nuestro mundo. Por supuesto, no puedo ni quiero saltarme algún tema, así que, en base a la lista que les pase hace unas semanas, toca:


Las razas

¿A qué me refiero cuando hablo de razas cierra?

Como muchos saben, en la fantasía, en cualquiera de sus vertientes, podemos encontrar personas de todos los tamaños, colores, rasgos fisionómicos y demás características. Por supuesto, si estamos hablando de una historia en donde predomina el factor imaginación, no podemos dejar de lado a aquellas criaturas que, en algunos casos, se encuentran por completo divorciadas del aspecto humano.

Hombres lobo, vampiros, hadas, duendes, dragones, unicornio, y demás criaturas que se les vengan a la mente. No podemos negar que, si estamos hablando de una novela o cuento de fantasía, tenemos que agregar por lo menos una raza diferente a los humanos, pero que posea las mismas (o más) características intelectuales para qué puede existir la convivencia entre ellas.

En este punto, cabe destacar que no todas las criaturas del folclor mundial pueden ser usadas dentro de una narración fantástica. ¿Por qué? Por el simple hecho de que en algunos casos, dependiendo de él ser en cuestión, es el rumbo que va a tomar nuestro relato. Si bien es cierto que podemos ver vampiros, fantasmas, demonios, u otras criaturas de pesadilla en un relato fantástico, hay que tener en cuenta que este tipo de criaturas no pueden llevar un papel de importancia dentro del manuscrito. Si se le da demasiada importancia a un fantasma por sobre un minotauro, entonces podríamos estar entrando en terrenos más propios del terror.

Dicho esto, es tiempo de que les explique cómo es que tienen que desarrollar este punto.

Creando razas

Para poder hacer una creatura creíble, con características útiles para la trama, personalidad definida y un buen objetivo a alcanzar, lo que tenemos que hacer es:

—Si es una creatura que ya existe, las cosas son un poco más fáciles. Todo lo que debemos hacer es concederle la personalidad, el objetivo y, si te lo puedes permitir un breve trasfondo de su vida. Éstos son los puntos básicos para qué tú personaje se sienta sólido. Si tú quieres puedes agregar otro tipo de datos como consecuencia de sus actos, alguna debilidad, defectos muy fuertes, virtudes acorde a su raza, un lugar bien delimitado en la trama, etc.

— Si por el contrario, desean hacer una raza nueva para tu historia, el trabajo se vuelve un poco más difícil, pero créanme que los resultados serán mucho más gratificantes de lo que esperan. Para este apartado necesitan armar una ficha completa, esto a modo de tener un documento donde puedan guardar toda la información referente a esa raza. Para más información, les dejo la siguiente entrada sobre la creación de seres fantásticos. Aquí.  


Geografía

Así como las razas son importantes para la narración, sobre todo en el caso de los personajes, la geografía de nuestro mundo es un punto culminante al momento de estar escribiendo.

El tipo de ambiente que manejemos va a ser una de las piedras angulares de nuestra historia, uno de los delimitantes de mayor peso que nos ayudará a descubrir hacia qué tipo de fantasía nos estamos dirigiendo.

Recuerden, existen más de cinco divisiones dentro del género fantástico, así que pongan especial atención a esta parte del Worldbuilding.

¿Su historia comienza en la época moderna, en una famosa ciudad actual? Vamos hacia la fantasía urbana y, no pueden faltar los rascacielos, el transporte público, las calles de nombre extraño pero conocido, los referentes culturales y demás puntos que uno puede encontrar en cualquier urbe del mundo. ¿Prefieren trasladar su historia a un mundo ficticio? Aquí puede haber dos respuestas y dependiendo de cuál elijas es hacia donde te diriges.

Todo esto es de suma importancia al momento de estar realizando el mapa de nuestro mundo y, como en dije hace unos momentos, debemos tener bien en claro hacia dónde nos dirigimos y qué es lo que buscamos.
¿Tus animales viven en el mismo sitio que los humanos, sin lastimarlos?
No te cortes, cuéntame más.

Recuerden, George R. R. Martin no ambiento Juego de tronos en una escuela como Hogwarts, y lo hizo por un motivo en específico. El buscaba narrar una historia muy diferente a la de Rowling.

Creando geografía

Lo primero que tienes que hacer, antes de darle una forma a tu mundo es: tener el problema eje bien claro. En base a ello, nos haremos varias preguntas para saber en qué sitio se puede desarrollar mejor la historia.

¿Nuestros personajes vienen del mundo moderno? ¿Se puede adaptar su trasfondo a otra época? ¿Se sienten cómodos con el tiempo en el que viven? ¿Los problemas que tienen pueden incluirse en un mundo paralelo? ¿Nuestro villano tiene más peso en una edad del mundo que en otra?

Esta y otras preguntas pueden ayudarte a descubrir qué sitio es el idóneo para que se desarrolle tu historia.

Si por el contrario, prefieres optar por un método más práctico. Lo que puedes hacer es crear tres trasfondos diferentes para la misma historia. En base al problema eje y a la idea original, puedes planear diversos inicios y desarrollos de tu trama. Solo ten en cuenta que es probable que el final cambie dependiendo de la época (y de otros factores) que uses. Entonces, mi consejo para los que opten por esta sugerencia es: tengan mente abierta y no se aten a un guión preestablecido.  

Y bueno, hasta aquí llega la entrada de esta semana.

Sí, lo sé. Es un poco más larga de la cuenta, pero no quería dejar muchas cosas al aire. Sobre todo porque estamos hablando de Worldbuilding. Un tema que, desde mi punto de vista debe ser tratado con el mayor cuidado posible para no obtener resultados desastrosos.

¿Ya tienen su problema eje? ¿Están listos para crear su propia raza? ¿Prefieren usar criaturas existentes? ¿Todavía tienen dudas del sitio donde pueden explotar con mayor fuerza su historia?

Aquí abajo les dejo los botones de compartir en redes sociales, por lo que si les gustó la entrada y se animan pueden compartirla con sus amigos escritores, ya sean novatos o experimentados.

Que no se les pase. Todavía está abierta la Newsletter de la página, por lo que si son de los que les gusta hablar de fantasía, no pueden dejar de unirse a la lista de contactos. Recuerden que subo material extra cada semana.

Ahora sí, me despido.

Nos leemos después. 

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.