Cómo comienzo a crear mi mundo de fantasía (2da parte)





Hemos llegado a la segunda parte de esta serie de entradas dedicadas al Worldbuilding de nuestro mundo, por supuesto tocando todos los temas que se deben de ver dentro del mismo. Porque, ¿Qué sería de nuestra historia sin estos elementos? La creación de un mundo no es cosa fácil, y si no me creen pronto lo descubrirán.

Ya lo verán, va llegar un momento en el que se van a ver sorprendidos por la cantidad impresionante de información que seguro terminará en sus manos, y todo gracias a el Worldbuilding.

Como ya no quiero distraerlos más con advertencias y demás, creo que lo mejor es que comience por donde me quedé, la entrada pasada.

Seguimos con: biología.

Biología.

¿A qué me refiero cuando les pido que piensen en la biología de su mundo?

Sencillo, sólo dos palabras. Flora y fauna. Plantas y animales. En este punto, aunque parezca fácil, se van a llevar una no muy grata sorpresa mientras estén desarrollándolo; y es que, si de por sí ya es muy complicado pensar en todo un ecosistema sin omitir la vida animal y vegetal, imagínense la labor tan fuerte que se van a llevar creando los diversos medios ambientales de ese sitio que buscan plasmar en sus novelas. Que les dije, ¿Ya se les quitaron las ganas de crear razas de animales diferentes a las que tenemos, verdad?
Pues espero que no, porque si hay algo que me gusta hacer en mis listados de Worldbuilding es justamente eso. La creación de animales y plantas es una activista muy entretenida, y estoy segura que muy pronto, cuando descubran por qué tal vez le tomen gusto.

Antes de comenzar con la sección de creando biología quiero aclarar un par de cosas que, es esencial que las tengan en cuenta al momento de dar forma a sus plantas y animales. Intenten ser variados; dense la oportunidad de, tanto usar flora y fauna ya existente como de crear sus propias especies en base a la información que recaben de las otras plantas y animales que piensan usar en su escrito. Claro que todo esto dosificado en pequeñas cantidades. No creo que quieran aburrir a sus lectores con descripciones muy largas. Seleccionen aquella información que consideran es la más importante o la esencial para comprender a su biología, y esa va ser la única que introduzcan a la trama.

Creando biología

Para crear y seleccionar aquellas especies o hiervas que van a usar en sus manuscritos, les dejo los siguientes consejos. Recuerden que pueden ignorarlos, romper reglas, fusiona reglas e incluso pueden crear sus propias normas para la realización de este punto. Después de todo, es su mundo el que van a hacer. Claro que una ayuda nunca cae mal y por eso les dejo aquí abajo mis recomendaciones.

—Algunos seguro me dirán que la biología de un mundo no sólo se compone en la flora y la fauna, ya que existen otros factores de importancia dentro de este mismo plano. Lo sé y lo entiendo, pero tengan en cuenta que estamos hablando de los elementos que poseen un mundo, el cual fue creado por nosotros para poder dar vida a una narración; nosotros somos quienes tenemos el mando de la situación, por ello, si no quieren convertir su novela en una enciclopedia o un atlas, le sugiero que se limiten a estos puntos y, con base a lo que hagan en ellos, denle forma a los diversos ecosistemas en su realidad paralela. Que sean la base de la que partan para que puedan crear sus escenarios.

— La mezcla es buena. ¿Quiénes no han visto la serie de Avatar, el último maestro del aire? Si le han dado una oportunidad a esta animación, sabrán que los creadores de la misma basaron muchos de sus animales en creaturas ya existentes, pero con un toque que las distingue de las verdaderas. ¿Cuál es? La mezcla. En este universo podemos ver Osoguros (mezcla entre oso y canguro), León-tortuga, bisontes voladores y otras especies que en nuestra vida hemos podido contemplar, pero que conocemos sus características gracias a que parten de especies que de verdad existen, lo que ayuda mucho al momento de ver la serie ya que no nos son desconocidos.

—Defectos y debilidades. Pues sí, he de decirles que también deben de tener en cuenta estas dos palabras al momento de crear su biología, sobre todo porque, así como en la vida real, en la imaginaria también deben de existir animales o plantas que sean toxicas, poco compatibles o incluso letales para cierto tipo de creaturas. No se limiten en este punto nada más por “proteger” a sus personajes, verán que pueden encontrarse con algunas sorpresas en el camino, varias que tal vez podrían ayudarles en el desarrollo de la trama.

Clima.

Para quienes se preguntan, sí, biología y clima van de la mano en el desarrollo de los ecosistemas, y por lo mismo pueden aplicar varios de los consejos que les puse aquí arriba para crear los climas de sus mundos.

Y antes de que se lo pregunten, no voy a dejarlos solo con esa explicación del punto. Este es un tema del que se puede hacer un ensayo muy completo ya que, en algunas novelas es un asunto de suma importancia la temperatura y los cambios climatológicos que se pueden dar en cierto punto del planeta. No me creen, lean La historia interminable y se encontraran con un capítulo en el que Bastián tiene que luchar contra ciertos problemas del clima que lo envían a un lugar muy peligroso. Otro buen ejemplo de cómo el clima puede afectar a los personajes es el terrible frío que comienza a amenazar el continente de Poniente en la saga Canción de hielo y fuego, en donde conocemos por boca de los personajes lo crudos que pueden llegar a ser los inviernos en semejante lugar, además de la amenaza que parece tener sus orígenes en los fríos territorios del exterior.

El clima puede jugar un papel de suma importancia en sus novelas, el chiste de esto es que identifiquen como es que pueden usarlo y, cuando ya tengan bien claro lo que quieren hacer le den forma a su tormenta de hielo o a su huracán de fuego cuando menos se lo esperen sus personajes (o sus lectores).

Creando clima

Como dije, existen muchas formas de usar el clima a favor de los personajes o en contra. Es fácil perder el norte en estos casos porque, tal y como con la biología, se pueden hacer muchos desastres naturales y con esa misma facilidad uno puede caer en el error del deux es maquina para salvar a los protagonistas.

¿Quieres saber cómo puedes evitar esa piedra en el camino?

—Ten bien clara tu trama, ya que es gracias a ella que vas a poder hacer uso de cierto cambio climático. Acuérdate que estos elementos trabajan para la trama, no la trama para ellos; así que cuando ya tengas un bosquejo claro de lo que vas a hacer, ahora si puedes seleccionar que desastre natural o clima se adapta mejor a tu situación.

—No abuses. El que puedas usar cierto cambio climático no quiere decir que lo pongas si o si y, además varias veces. Usa este punto con moderación para que tus lectores no terminen adivinando tu formula de escritura ni sientan que están leyendo lo mismo una y otra vez.




Y esta fue la segunda parte de esta mega serie de entradas dedicadas al Worldbuilding. Poco a poco vamos cubriendo los puntos de la lista que les deje, así que no desesperen porque les aseguro que veremos todos a su debido tiempo. Y antes de irme, ya saben, mis preguntas porque soy bien chismosa.

¿Alguno de ustedes ha creado una nueva especie de planta o animal para sus mundos? ¿Prefieren fusionar dos o más razas para crear una sola? Que me dicen del clima, ¿Lo han usado para dar mayor fuerza a algunos eventos de su historia?

No se les vaya a olvidar dejarme sus comentarios acerca de esta entrada, acuérdense que también pueden compartirla por la red social de su preferencia y con cuantos amigos escritores quieran. Si les gusto la entrada y quieren estar al pendiente de las demás partes sobre Worldbuilding, los invitó a suscribirse a la página y unirse a la lista de correo para que puedan recibir las notificaciones.

Ahora sí, me despido.

Nos leemos después.

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.