Cómo comienzo a crear mi mundo de fantasía (6ta parte)




El camino ha sido largo, pero por fin hemos llegado a la última parte de esta serie dedicada al worldbuilding.

Y terminamos. No saben la de cosas que aprendí mientras hacía esta serie dedicada a la creación de mundos fantásticos. Fue increíble todo lo que vi y en definitiva me llevó muchos tips a mi pocket. Por supuesto, esto no hubiera sido lo mismo sin ustedes quienes mes con mes estuvieron al pendiente de la nueva parte de esta serie.

Ahora, ya solo falta hablar de dos puntos. Un par en donde hay un tema que suele ser menospreciado, y al otro no se le da mucha importancia o se exagera.

¿Estan listos para esta última parte de worldbuilding?

Esto es, el comercio.



Comercio

Comienzo fuerte con esta entrada final, pero, ¿Qué quieren que haga? Este es un tema que si o si iba a incluir en la lista. Y si, ya sé que muchos de los que escribimos no tenemos un conocimientos vasto en cuanto a números y transacciones; pero lo que si sabemos son las diferentes formas de cobrar un servicio u objeto. Las hemos visto a lo largo de la historia de la humanidad y en libros de ficción, pero por cualquier cosa les voy a nombrar algunos métodos que bien, pueden emplear dentro de su novela.

La primera sería el trueque. Años han pasado desde que esta forma de pago se popularizo, y aun hoy en día existen personas que prefieren un pago en especie a efectivo. Por supuesto, esto depende de lo que se esté cobrando y cuanto se solicite. Por ejemplo, un campesino puede venderle un saco de granos de trigo a un recolector de manzanas con este método. Tal vez lleguen a un acuerdo y, cada cierto tiempo el campesino le entregue el saco a su amigo por otro costal lleno de manzanas.

Como les dije, este método todavía se usa en la actualidad e incluso se puede llevar a cabo para cobrar un servicio. ¿Qué les sugiero? Prueben escribiendo una escena en donde dos de sus personajes hagan un trueque. Sí ven que funciona y les gusta el método de pago, ya tienen ese punto cubierto.

Segunda forma de cobro: Fiar. Este método no es tan versátil como el trueque, pero también puede ser útil dentro de la fantasía. Aquí, lo que sus personajes tienen que hacer es acercarse a quienes tengan aquello que necesitan y pedir el objeto en cuestión. ¿Cuál es la trampa en esto, se preguntaran? Simple, el vendedor establece el tiempo y la forma de pago al comprador. Esta forma de comercio no es muy bien vista hoy en día, porque en la antigüedad los vendedores se aprovechaban de la necesidad de las personas para aumentar los precios o acortar los plazos de pago; todo con el fin de generarle una deuda a largo plazo a la persona en cuestión.

Por supuesto, esto no tiene por qué ser así en su mundo, ¿O tal vez sí? Depende del tipo de historia que estén escribiendo y los problemas de sus personajes, pero de que sería interesante leer una novela con este sistema de pago, lo sería. Por lo menos yo la leería.

Por último, toca hablar sobre el regateo. ¿Y qué es esto? Negociar el precio hasta que se llegue a un acuerdo. Este sistema de cobro es muy famoso en ciertas zonas del mundo, y por lo que he leído existen personas que lo prefieren a pagar un precio fijo por las cosas; esto porque les da la oportunidad de hacerse con algo que quieren sin necesidad de estar soltando una cantidad ridícula de dinero. Vamos, que he visto en acción este método con mis propios ojos y, en la mayor parte de los casos los vendedores y compradores llegan a un buen trato.

Para ver si este método te funciona, les sugiero que realicen el mismo ejercicio de arriba. Prueben hasta que den con el sistema de comercio que imperara en su mundo.  



Relaciones interpersonales

Llegamos al último punto de mi lista y, por lo que visto en algunas páginas, el patito feo del worldbuilding.


No sé por qué algunos escritores dan por hecho que las relaciones interpersonales se limitan a los diálogos e interacciones pasivas entre los personajes. ¿Qué me dicen de los recuerdos de la infancia? ¿Los amigos o camaradas que hace tiempo no se ven? ¿Y qué hay con los difuntos?

Todo eso y más dan vida a este punto, sobre todo si buscamos que los lectores se sientan empáticos con nuestros personajes. Que se pongan sus zapatos.

Los personajes no solo cambian y maduran por los problemas que pueden llegar a tener, sino por los lazos que crean y fortalecen en el trascurso de la trama, y si no me creen pregúntense, ¿Qué habría pasado con Frodo si Sam no hubiera ido con él a su viaje? Que me dicen de Clary, ¿Habría luchado contra Valentine con las mismas fuerzas, si no hubiera estado Jocelyn de por medio?

Piensen detenidamente sus respuestas, y mientras lo hacen les dejo una pequeña lista sobre aquellos elementos que pueden fortalecer en este punto.

-Relaciones familiares

-Camaradas de la infancia

-Ayuda de algún mayor o mentor

-Recuerdos (del pasado y de las personas que ya murieron)

-Sueños lucidos

-Nuevos amigos

-Personajes con bando dudoso

-Relación héroe-villano (o antihéroe si se da el caso)



Hasta aquí llega la entrada de esta semana. Por supuesto, antes de despedir esta mega serie de worldbuilding les dejo los enlaces a aquellas páginas y vídeos que me ayudaron en este, ahora objetivo superado. Léanlas con lupa, verán que les serán de mucha ayuda.






Ahora sí, me despido. Si les gustó la entrada, no se olviden de compartirla en las redes sociales de su preferencia o recomiéndenla a algún compañero escritor que conozcan y que se encuentre en el limbo del worldbuilding. ¿Ya leyeron otras entradas de la página y les encantaron? Únanse al aquelarre y descubran que otros consejos de escritura fantástica les tengo preparados (incluso pueden llegar a toparse con algún colado de terror y ciencia ficción).

Bueno, ya me alargue un buen así que me despido.

Tengan una linda tarde.

Nos leemos después.

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.