Técnicas narrativas: Símil



Las comparativas del símil son muy útiles al momento de escribir.

Hola de nuevo. Bienvenidos otra vez a la página. En este martes de consejos de escritura, les traigo una ficha sobre cierta herramienta narrativa que seguro más de uno conoce o ha usado, aunque no sabían su nombre. 

Por eso último no se preocupen. Suele suceder que algunas técnicas las empleamos de forma inconsciente y hasta después nos damos cuenta de que son, y este es el caso de la siguiente herramienta. Una que, si se emplea bien puede causar un buen efecto en los lectores.

Como siempre, antes de comenzar a hablar de ella les pido que usen esta técnica con moderación.

Ahora si, vamos a verla.



Nombre: Símil

Género narrativo al que pertenece: Poesía. Figura retórica.

Se puede usar en: Prosa y verso. 

¿De que van los símiles?

El símil es una figura retórica en donde el autor recurre a la exageración de la realidad para, tanto deformarla como dotarla de mayor notoriedad a los ojos de los lectores.

Su hechicero cabello, negro como una noche sin estrellas.

En este caso, podemos ver que el símil se usa como una comparación que ayuda a apreciar más el cabello de cierto personaje. Se realza su valor estático y le dota una semejanza con la oscuridad de la noche.

Gracias a la sencillez con que es emplea el símil, esta herramienta es fácil de ver en las historias. De todos modos, se recomienda no hacer un uso excesivo de ella ya que, si se realzan demasiados rasgos o características de los personajes el lector puede perder el hilo de la historia.

Los símiles pueden encontrarse de dos formas: reversibles (La hermosa noche negra, como tus ojos - Tus hermosos ojos, negros como la noche) y en grados (elevando, en igualdad o poniendo por debajo cierto rasgo). 

Algunos autores prefieren usar la metáfora por sobre el símil, ya que para este último se necesita exagerar cierto rasgo, y la metáfora requiere de una comparativa menos elaborada. A pesar de esas diferencias, existen quienes confunden la metáfora y el símil. Para todos ellos les dejo el siguiente ejemplo.

Ejemplo:Tus níveos y afilados dedos son tan suaves como la seda (símil); tus níveos dedos son de seda (metáfora). 



Y hasta aquí llega la entrada sobre el símil. Como dije, esta es solo una ficha general que les ayudara a familiarizarse con la figura retorica, así que si quieren saber más del tema no duden en dejarme sus comentarios y yo ahondaré en la herramienta para que puedan conocer más de ella.

Si les gustó la entrada, los invitó a compartirla por las redes sociales de su preferencia. También están invitados a seguir la página para que no se pierdan las demás entradas sobre escritura de fantasía que estoy subiendo. 

Ahora sí, me despido. 

Nos leemos después.

Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.