Glosario de mitos y creaturas: la hija del sol



¡Llegó el martes! Y viene cargando un mito que, desde que me lo recomendaron me gustó. Esta historia tiene muchísimos puntos a favor, comenzando por él hecho de que proviene de uno de los primeros pueblos más misteriosos que tienen en Estados Unidos: los cherokee.

¿Quieren saber de que va su mito? Vamos a ello.



Mito. La hija del sol

Según la leyenda, hubo un tiempo en el que el calor y brillo del sol era tan intenso que la vida comenzó a morir por culpa de su luz. 

El sol estaba celoso de que las personas parecían apreciar más a su hermana la Luna que a ella. Estaba tan enojada que desato todo su calor y brillo sobre las cabezas de las personas y animales. Estos o tardaron en sufrir su decisión y comenzaron a morir. Tenían que hacer algo o todos  terminarían mal, así que el pueblo planeó dar muerte al sol en su momento más vulnerable.

Era del conocimiento de todos que el sol tenia una hija e iba a comer a su casa, ubicada en el centro del firmamento. Para llevar a cabo su plan, dos hombres se transformaron en serpientes. Uno en la Culebra que se extiende y le otro en la Víbora cobriza. Estos esperaron afuera de la casa de la hija, pero cuando llegó el sol los deslumbró con su brillo y se vieron en la necesidad de huir.

Otro par tomó el relevó en la misión de matar al sol. Un humano que se transformó en la Serpiente de cascabel, y otro que adoptó a la mortífera serpiente de Uktena como su nuevo cuerpo. Todos esperaban que este par acabara con él sol, pero con lo que no contaban era que la serpiente de cascabel atacaría a ciegas. Su mordida se clavó en la hija del sol y la mato al instante.

Apenado por lo ocurrido con su hija, el sol se oculto y la tierra poco a poco se tornó oscura y fría. Temiendo que todos murieran por la falta de calor, el pueblo decidió rescatar a la hija de la Tierra de la Oscuridad y devolverla. El problema fue que la hija volvió aunque no de la forma que esperaban. Tras capturarla y con la orden de no soltarla hasta que estuvieran frente al sol, los pobladores la llevaron por un buen tramo hasta que esta los engañó. La sacaron de su prisión, comprobando que la hija ahora tenía la forma de un petirrojo que se fue volando. 

Cuando los hombres regresaron sin su hija, todos creyeron que ese sería el fin. El sol lloró la pérdida de su niña e inundó la tierra con sus lágrimas. 

Nada podía traerla la felicidad que había perdido, o eso pensaban. Un día, un tamborilero hizo sonar su instrumento con un ritmo tan animado que el sol empezó a sonreír. Poco a poco recuperó su brillo y por fin, la vida volvió a ser como era antes.



Dato curioso: Tres de las cuatro serpientes en el mito son reales. La excepción a la regla es la serpiente de Uktena, quien se decía que su sangre era venenosa y su mirada mortal. 


Jess Castz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Instagram

Metricool

By Jess. Con tecnología de Blogger.